Mis últimas lecturas

puede dar la impresión de que ya no leo

porque no he publicado mis lecturas

pero nada más lejos de la realidad

lo único que hoy va a tener que ser un post más largo

porque lo que he leído desde enero…

en fin

mis lecturas son, han sido, y serán de lo más ecléctico

por orden de la más actual (anoche)  a principios de año han sido

Estoy leyendo actualmente El secreto de Sant Angelo – Francisco Asensi

y he terminado

AAVV Vampiras

 

Lote numero 249 – Arthur Conan Doyle

La mesa del rey Salomón – Luis Montero Manglano

Los guardianes del Tiempo – Juan Pina

El pasajero 23 – Sebastian Fitzek

llamadas desde el  teléfono del cielo – Mitch Albom

 

Los crimenes de la rosa blanca (Roger Shallot 01) – Michael Clynes

Alucinaciones – Oliver Sacks

El cátaro imperfecto – Victor Amela

La guerra civil contada a los jóvenes – Arturo Pérez-Reverte

Y las cucharillas eran de Woolworths – Barbara Comyns

Cicatriz – Juan Gómez Jurado

 

La última salida – Federico Axat

 

y ahora…

la sección…

SIN TERMINAR

tengo empezadas, pero he ido dejando (supongo que cada libro  tiene su momento, y en un futuro retomaré y finalizaré)

Victima de Grey – David Uriach

Un inquietante amanecer – Mari Jungst

Atrapada en el espejo – Gemma Lienas

Acecho virtual – Patricia Cornwell

Y estas han sido mis lecturas de lo que llevamos del 2016

¿y tú? estás leyendo habitualmente? ¿me recomiendas algún libro que te haya gustado mucho?

Feliz lectura

 

Reto de lectura Marzo-Abril

8ce06-07

como siempre voy tarde publicando mis lecturas…

pero aquí va mi lista de lo que leí en Marzo y estoy leyendo en Abril, ya a puntito de terminar…

primero me leí

después empecé varios que no me convencían y terminé

y este mes estoy con

los que tengo empezados, y espero retomar para mayo son…

que me faltan 200 páginas para terminarlo

y

¿y cuáles han sido tus lecturas estos dos últimos meses?

Feliz día del libro

Mis lecturas actuales

Os comparto mis lecturas en este año

 

lecturas de Enero 2014

Benjamín – Federico Axat

Aurora boreal – Asa Larsson

Asesinato en el archivo – Alexandra Cuadrat Capdevila

 

lecturas de Febrero 2014

Trilogía del Baztán 02 – Legado en los huesos

me gustó mucho la primera novela de la Trilogía, y la segunda ya la tengo prácticamente devorada al día de hoy

todavía no hemos decidido que otros libros vamos a leernos en este mes. Se admiten sugerencias.

y tú ¿qué estás leyendo?

Reto de lectura 2014

reto lectura 2014 najma

año nuevo…

y continúo con el reto de lectura

el año pasado logré leer más de 35 novelas, asique este año al menos me propongo leer 14 como mínimo, 1 ó 2 por mes, dependiendo del número de páginas. El año pasado me dio tiempo a leerme casi 3 ó 4 por mes asique…

para empezar con el reto de Enero mi hermana y yo estamos leyendo una novela de Federico Axat

 

 

Sinopsis:
Ben tiene nueve años, está furioso con su madre y fantasea con la idea de marcharse de casa. Agobiado, se escabulle en la oscuridad del desván: un sitio prohibido e inexplorado que ha caído en desuso hace años. Tras una búsqueda exhaustiva en los inmensos bosques de Carnival Falls, es considerado oficialmente un niño perdido, y a medida que los días pasan, su familia empieza a aceptar lo inevitable. Ben ha muerto. Sin embargo él está allí, sobre sus cabezas. A través de diminutos orificios es capaz de espiarlos, escuchar sus conversaciones íntimas, descubrir sus secretos más terribles y presenciar cómo, lenta pero decididamente, sus vidas se reanudan… sin él.

 

 

en diciembre justo me había leído otra novela de este autor, más o menos en la misma línea de asuntos cerca de lo paranormal:

 

El aula 19 de Federico Axat:
En plena noche, cinco extraños son convocados de manera peculiar a una escuela para niños ricos en las afueras de la ciudad. Una vez dentro, y todavía sin conocer el propósito real de la reunión, comprenderán que todos ellos están relacionados de una u otra manera con una tragedia que tuvo lugar una década atrás: la muerte de catorce niños en el aula 19. En un juego de desconfianzas y complicidades, deberán desentrañar el misterio de aquellas muertes y sus implicaciones en el presente. En la escuela se esconde la verdad, pero también alguien peligroso que ha esperado mucho tiempo para mostrar su verdadera naturaleza. 

 

 

y tú ¿te has puesto algún reto de lectura para este año?

si quieres apuntarte a mi reto, solo tienes que publicar cada fin de mes el libro o libros que te has leído, y compartir el enlace conmigo en algún comentario en mi blog para que vaya a visitarte.

Feliz lectura!

Reto lectura Julio

hola amigas

este mes de Julio las lecturas son más cortitas

como mi compañera de lectura se encuentra fuera del país, cuando regrese no tendrá muchos días para cumplir con el reto, asique las lecturas que he escogido son fáciles de leer y con pocas páginas

la primera lectura es una novela de Juan Jacinto Muñoz Rengel

El asesino hipocondriaco es de lectura fácil, amena, divertida, en ciertos pasajes delirante, y de paso conoces un montón de anécdotas de las biografías de hipocondriacos famosos como Poe, Proust, Voltaire, Tolstói, Molière, Kant…

********

la segunda novela la tenía entre mis pendientes, y como eran 74 páginas en versión epub, la he escogido como lectura de este mes. Os pongo algunas portadas, que ya sabéis que son mi debilidad ver las diferentes interpretaciones de las mismas según la editorial

https://i2.wp.com/enfinlivre.blog.lemonde.fr/files/2012/03/Gr%C3%A9goire-Delecourt-La-liste-de-mes-envies.jpg

de ésta ya os hablé hace unos meses, asique para no repetirme os dejo con un booktrailer

La lista de mis deseos es un relato conmovedor, melancólico y existencialista,  aunque con cierto  sabor agridulce de las vidas cotidianas de hombres y mujeres corrientes.

os pongo una cita

“Porque nuestras necesidades son nuestras pequeños sueños cotidianos. Son nuestras pequeñas cosas pendientes, que nos proyectan al día siguiente, al otro, al futuro.”

¿Tú tienes tu particular lista de los deseos?

 

y este mes en cuanto a tés y similares estoy probando Frambuesa Rooibos, que contiene frambuesa, rooibos e hibisco

 

Disfrutar del fin de semana. Un abrazo y gracias por vuestra visita y comentarios.

Feliz lectura!

 

Reto lecturas y té de febrero

 “You can never get a cup of tea large enough or a book long enough to suit me.” 

C.S. Lewis

y ya terminamos el mes y aparte de tejer he tenido tiempo de terminar los libros que tenía pensado, más otros adicionales

reto lecturas y te najma febrero

 

he terminado las dos novelas de Tony Hill con las aventuras del inspector Héctor Salgado.

He leído el de Crimen en directo de Camilla Läckberg y ya me he propuesto leer el siguiente que escribió, Las huellas imborrables.

Leí el de Ceguera Asesina de Robin Cook, un thriller al que nos tiene acostumbrados mezclando el mundo de la medicina con el crimen.

Y en la última semana me he devorado tres de David Safier, que me han encantado y he pasado buenos ratos.

Asique creo que ya he cumplido mi reto para febrero con creces.

El té del mes, que no es un té pero se toma en infusión, ha sido el Rooibos (Aspalathus linearis) ,

 

 

que me encanta, en esta ocasión con ciruela, y que aparte de estar buenísimo tiene una cantidad impresionante de propiedades como alto contenido en calcio, magnesio y flúor, efecto antioxidante, te ayuda con los trastornos digestivos… en fin… y como no es té, no lleva excitantes y tiene efectos relajantes para el sistema nervioso que falta me hace…

 

y el reto de lectura que nos hemos propuesto mi hermana y yo para marzo, es leernos:

El tablero del mundo de Nuria S. Salvador:

La joven Inés de Aranda lleva una vida de ensueño en su hacienda La Milagrosa, en la Jamaica española del siglo XVII. Hija menor de una acaudalada familia de colonos, vive rodeada de esclavos pendientes de sus menores caprichos y sólo piensa en casarse con algún joven potentado. Pero un día, en un instante, su mundo se viene abajo cuando una flota de corsarios ingleses toma la isla y arrasa con toda la presencia española. Inés, superviviente del asalto, se ve obligada a sobrevivir gracias a su ingenio e inteligencia
Pronto encuentra trabajo al servicio de una rica familia inglesa, y para romper con todo se inventa una nueva identidad y se convierte en Ann Peterson. Pero el pasado la perseguirá siempre, e Inés se verá envuelta en una oscura trama de traiciones y ambición entre los reinos de Inglaterra y España. El amor y los deseos de venganza la llevarán a ser protagonista y a jugar en un tablero a tres bandas en el que sólo hay un ganador, y el premio es el mundo.

La conspiración de Asís de John Sack:

Setecientos años atrás la jerarquía eclesiástica ocultó al mundo el cuerpo de San Francisco.¿Cuál es el secreto que se llevó el santo a la tumba?
 
  En el año 1230, unos monjes roban los restos de Francisco, que iban a ser sepultados en la catedral. Lo entierran bajo el altar de una pequeña capilla y uno de los monjes esconde en el ataúd cierto documento que oculta un secreto del difunto. Los cuatro monjes juran proteger con sus vidas la ubicación de los restos del santo. En 1271, el ermitaño Fra Conrad recibe un documento con las notas manuscritas de un monje franciscano que, en forma de acertijo, hablan de cierta leyenda, cierto testamento y cierto hombre ciego. Conrad comprende que debe descifrar la adivinanza, tras la cual se oculta el gran secreto de San Francisco, y que para ello debe ir al monasterio de Asís.

¿qué tal fueron vuestras lecturas este mes? ¿pudísteis cumplir vuestros objetivos?

Os deseo buenas y entretenidas lecturas para este mes que comienza mañana

un abrazo

Libros y nostalgias

no creáis que por muchos retos de bordado, de crochet o intercambios navideños que podéis consultar en anteriores post, me he olvidado del reto de lectura.

Asi es como voy

tengo sin terminar el de Stephen King y el de Clara Sánchez, que espero terminar esta noche. Y anoche empecé el de Las Hormigas, que me está enganchando el adentrarme en ese mundo paralelo al nuestro, tan cercano, y tan desconocido como es el de estos insectos.

Hay autores que nos resultan difíciles de leer en determinado que momentos. Me sucedió hace un montón de años con Umberto Eco. La primera vez que leí el Nombre de la Rosa me atasqué en la segunda página, y durante casi un mes no pude salir de ahí, comenzaba y ahí me detenía incapaz de seguir ni un párrafo más. Sin embargo, como siempre le doy una segunda oportunidad a los libros, lo empecé de nuevo y esa vez me lo leí de un tirón, saboreando cada una de las páginas como si de un veneno se tratara y tuviera que llegar al final para conseguir el antídoto que me salvara. Me gustó tanto que me lo leí otras cuatro veces en años posteriores.

 Tengo un problema, que a veces resulta práctico en determinadas situaciones, y es que tengo una memoria pésima.
Así que, no recuerdo los finales de los libros y puedo volver a leer novelas de intriga y misterio como Agatha Christie sin que recuerde quien es el asesino hasta que llego al final. Y me gustaba hacerlo, releer la historia, porque la segunda vez uno se fija en detalles que antes nos habían pasado desapercibidos, y que ahora, en la segunda lectura, vemos que estaban ahí, claramente a la vista, y que no supimos verlo.
Hace tiempo que no releo un libro, desde que hace 6 años me pasé al digital  se me acumulan los que deseo leer.
Antes debido a mi trabajo estaba todo el día con el ordenador, asique solo leía cuando me iba de vacaciones.
Noah Gordon,  Amin Malouf,  Ken Follet, Dan Brown, Chitra Banerjee,  Shohana Dé, Anita Desai, Clive Cussley, Manju Kapur, Indu Sundaresan, Anita Nair, Nikita Lalwani,  y cientos de autores pasaban por mi bolso de playa.
Cuando iba de vacaciones (hace ya 5 años que no voy a ningún lado) , aquel era el único momento en el que no estaba todo el día con un ordenador, y como estaba sola todo el tiempo, pasaba todo mi día desde que me levantaba hasta que me acostaba pegada a los libros. Me los llevaba a la playa, me los llevaba a la piscina, me los llevaba a la cama… y aprovechaba para ponerme al día. De aquella tenia la suerte de que en la casa de mi tía tenían muchísimos libros y trataba de fundirmelos en el menor tiempo posible, sabiendo que pasaría un año o más hasta mi regreso.
Lo de tener mala memoria es curioso, más cuando en la niñez una tenía memoria fotográfica y era capaz de recordar hasta los mínimos detalles de un libro, cualquier línea escondida en una bibliografía. Recuerdo que cuando me ponían los exámenes, simplemente veía en mi mente la hoja del libro, con sus márgenes, sus párrafos, imágenes, puntos y comas… y me limitaba a copiar en el papel como respuesta lo que veía claramente en mi mente.
Esto siempre traía la desconfianza de profesores, que no entendían como se puede responder con puntos y comas y entonces venía la humillación de demostrar que el tener todas las respuestas correctas no había sido fruto de la trampa o el azar. Asi que me sacaban a la pizarra ¡horror¡, y me hacía las preguntas de forma oral. El estar delante de toda aquella clase hacía que me olvidara hasta de mi nombre, pero aún así si querían las respuestas, pues allí se las daba.
Al final, después de 4 o 5 veces ya se aburrieron de la demostración pública, y me dejaron en paz… ¡qué tiempos aquellos¡
Recuerdo que el día que se murió Franco nos dieron el día libre y mis padres compraron nuestro primer televisor en blanco y negro para ver el evento. La pusieron en la galería de la casa de adobe de 2 plantas donde vivíamos. Al día siguiente, cuando no había nadie en la casa, yo ya le había quitado la parte trasera e investigado entre todas aquellas válvulas y cables, les había sintonizado los canales y vuelto a colocar la tapa cuando había oído subir a gente las escaleras. La tarde siguiente vino el técnico a ponernos la primera y la segunda cadena, y ¡oh, que extraño!, ya está sintonizado, que curioso… Mi madre me echó una mirada asesina y yo corrí a esconderme en mi habitación enfrascada en un libro de Los Cinco que había sacado del bibliobus, mientras oía la sintonía de Los Hombres de Harrelson .
Yo ya había visto la televisión en alguna otra ocasión, claro. Mis abuelos tenían una, que mi abuelo era más pudiente que mis padres, y cuando iba a verles aprovechaba para verla, lo que no ocurría muy a menudo. Claro que ninguno de mis vecinos la tenía, asi que de pronto me convertí en muy popular entre los niños del barrio, que de pronto invadían mi casa después de la siesta para ver la tele conmigo.
Volví a abrir el televisor un par de veces. No se que pensaba encontrar allí, simplemente me quedaba mirando todo aquello esperando ver salir a algún duende desde algún ángulo escondido. Los televisores viejos en blanco y negro tienen la particularidad de que si funciona algo mal, se ve un poco de nieve, o hay interferencias… los abrías y al cerrarlos todo funcionaba de maravilla… igual que Windows, salir y volver a entrar suele arreglar todos los problemas.
No pasa lo mismo con los relojes. El pobre reloj de bolsillo de mi abuelo sufrió una de mis incursiones en sus tripas, y ¡no me lo puedo creer¡ me sobraron 3 piezas después de volver a armarlo. Nunca volvió a ser el mismo. Escondí el fruto de mi pecado en el fondo de un cajón, y mi padre nunca supo que su legado había sido profanado por mis manos, menos mal.
Porque de aquella los castigos corporales no eran políticamente incorrectos, y muchas veces tuve que sentir en mi culo la zapatilla de mi madre mientras corría por todo el barrio intentando huir y esconderme en los márgenes de la reguera esperando que pasara el temporal. Luego regresaba a casa llena de barro, hierbajos y muerta de hambre y mi padre se reía y me cogía en volandas y me daba vueltas y vueltas en el hall de nuestra antigua casa de adobe sin agua corriente mientras yo gritaba riendo y llorando por el mareo.
Los baños eran también un momento de lujo en la casa. No había agua corriente, ni cuarto de baño. Asi que por la noche mi madre sacaba agua de un pequeño depósito que tenía en un lateral la cocina de carbón, y mientras estábamos metidas en un barreño nos echaba el agua caliente por encima a modo de ducha improvisada.
en verano era mejor, mientras estábamos en el colegio mi madre ponía agua en una especie de lavadero que había al lado del pozo, que usábamos para lavar la ropa. El sol calentaba el agua y por las tardes era como una mini-piscina improvisada donde pasábamos las horas de calor.
Cuantas tardes en la cocina tejiendo con mi madre mientras escuchábamos la radionovela en el transistor de válvulas, cuantas noches iluminados por las velas porque la precaria instalación eléctrica había vuelto a fallar…
Ya nada es lo mismo. Todo ha sido urbanizado, calles, aceras, casas… antes todo eran prados que se extendían durante kilómetros, con sus juncos, sus charcas llenas de renacuajos, … recuerdo como hacíamos albóndigas de barro en los márgenes de la presa, comiamos la parte blanca de la flor de los tréboles fingiendo que era un manjar, intentábamos cazar ranas con unos palitos, de los que colgaba un hilo y en su borde una margarita ensartada, como me caía una y otra vez de la bici cada vez que iba a cruzar la reguera por un estrecho palo colocado a modo de puente y acababa con la ropa llena de agua y líquenes pegajosos de un color verde moco.
El problema era que durante toda mi niñez no veía nada. Estaba cegata completamente, asi que cuando iba a cruzar el puente, la imagen de pronto se desdoblaba y yo veía dos delante de mí, e intentaba saber cual era el real y cuál era el que había provocado el entrecerrar los ojos, ¡siempre fallaba¡
Cuando por fín a los 12 años me pusieron las gafas ¡oh maravilla¡ la gente tenía cara… me quedé impresionada. Me había pasado todos aquellos años de mi vida viendo una masa blanquecina terminada en una mancha de color debajo. Me aprendía la ropa de la gente, por el color que veía, y así los identificaba al verlos de lejos. Pero aquello… ver sus ropas, pantalones, sus ojos, bocas…. ¡era maravilloso¡
Fue entonces cuando pasé de ser en el colegio “culo gordo” a “cuatro ojos”. Los niños pueden ser muy crueles.
Hoy en día los niños eligen la ropa que se ponen. Mi sobrina ya cuando tenía 5 años iba al cole con la ropa que ella misma elegía cada mañana, y siempre pensando “en el que dirán”, mamá que se van a burlar de mí los demás niños si voy con eso, que no soy una muñeca, ¡que ya tengo 5 años!, evidentemente, hay que cuidar la reputación, sino uno se convierte en el paria de la clase, y ahí ya abandonada y siendo el chivo expiatorio y el blanco de todas las burlas hasta los 40